martes, 27 de junio de 2017

Las Crónicas de Ava - El Astronauta que te pensaba en las vías del tren - IV. Exento de gravedad en Bilbao

EL ASTRONAUTA QUE TE PENSABA EN LAS VIAS DEL TREN

IV.  Exento de gravedad en Bilbao

Sin gravedad siento calma.
Si no tuviera sentimientos de agua            
me olvidarían en Sarajevo.
Necesito leer para que la música suene para mi.

Soy sexo en un paraíso paralelo con una pequeña vela
para iluminar los pros y contras.
Puedes contar conmigo cuando miro por la ventana.

¿Quieres conocerme?                     
Pues trae tu soledad silenciosa y inicia la contraofensiva
para acallar el suicidio camuflado.

Soy hombre con carácter
que resiste con pasos quebradizos a la luz de neón.
¿Qué quieres que te diga vida?
Por un motivo subo y bajo dejando atrás
ráfagas de recuerdos.

Quédate noche.
Quiero ser algo.
Las pulsaciones separan los sentimientos
para que pueda superar y entrar.

@ Las Crónicas de Ava

martes, 20 de junio de 2017

Fragmentos de Las Crónicas de Ava


Las Crónicas de Ava - El Astronauta que te pensaba en las vias del tren - Con un “Feeling” puedes explorar

EL ASTRONAUTA QUE TE PENSABA EN LAS VIAS DEL TREN

III. 
Con un “Feeling” puedes explorar
 
Los "sies" de hoy y los "noes" de mañana
conllevan algunas implosiones emocionales.
Cuando hay un nuevo Sol,
no es un encuentro con el destino,
más bien parecen incógnitas del futuro.       

Hasta para amar hay que ir a veces a Mercurio.
De la esfera salen hilos hirientes,
como un rifé y rafe entre guerra y paz
y el furor hace caer a la estrella de neutrones.

Desde la montaña roja al lado del mar y la amistad permanente
me regalaron esta flor y me despertaron los 5 sentidos de la danza.
La lluvia cae,
para que pueda percibir esas lentejas para ponerlas debajo de la almohada.

Cuando sueño con ojos abiertos y veo la pasarela de mi vida,
siento a veces que me hubiera gustado ser padre.
Explorar, extasiar, fantasear, acariciar un “Feeling” en mi piel o en una ajena.

En Metrópolis hay islas urbanas del Té de Melocotón,
de donde salen las líneas blancas del asfalto.   
Si las seguimos,
nos llevan a sitios con cosas que se abren.

Por la calle anda suelto un andador y una gitana sin vida.
¿Será la dama de la juventud?
¿Serán alternativas de las coincidencias?
Dime algo,
hijo de noviembre.

@ Las Crónicas de Ava

miércoles, 14 de junio de 2017

Las Crónicas de Ava - El Astronauta que te pensaba en las vías del tren - I. Nos hemos amado y querido de muchas formas

EL ASTRONAUTA QUE TE PENSABA EN LAS VIAS DEL TREN

I. Nos hemos amado y querido de muchas formas

Un 25 de Noviembre se inicio mi cronómetro interior,
las 24 horas, los 7 días.
Cuando mis venas estaban bloqueadas,
tu empezaste a crecer a mi lado.
En ese “aquí y ahora” de entonces, ocurrieron cosas,
y algo se quedo.

Cuando te leía y la necesidad me hacia más fuerte,                      
ciertas palabras y ciertos hechos agrietaron el cielo.
Era como estar cerca de la rendición y un “algo” te lo impedía.                

Ahora,
siéntate conmigo al borde del tablero de juego.
Un café,
y el mundo es un chip en el universo
Cuando estoy cansado de escribir, prefiero hablar.

¡Azul Azul!                       
Así es la arena moldeada y el deseo real                     
Alégrate por mi cuando me vaya,
igual que lo haré cuando tu te vayas,
porque nunca fuimos pertenencias ni cautivos.

Bajo llave esta, lo que ambos nos hemos dado.
Protege los recuerdos.

@ Las Crónicas de Ava

martes, 13 de junio de 2017

Las Crónicas de Ava - Fusión Mandarina - VIII. Poesía, un baluarte de las libertades civiles

Fusión  Mandarina

VIII. Poesía, un baluarte de las libertades civiles

El tiempo que esté con vosotros,
os contare la vida secreta de los árboles.
No hay palabras sin valor, si proceden de actos y cosas de libertad.

¿A dónde van las palabras de una vida después de muerto?
Se clavan para siempre a una estrella más allá de la muerte.

¡Hola!
Leo tus poemas.
Escribes poesía.
Sí.
Aquella que va más allá de la indiferencia.

Aunque te caigas.
recuerda que solos nacemos,
y solos morimos.
Te quieren con eso y por eso.
A trapo descubierto, jamás estés de luto                

La libertad se desgarra,
cuando una mente perversa y convulsa la revienta.
Aunque el ritual del cuervo negro te lo diga,
no te subas a los vagones.
En las cadencias de enero se prevé una hecatombe emocional.

¿Y digo yo?             
¿Y si existe esa oportunidad para que el gusano te explique como se expande el amor?

Conclusión:
¿Te enseño Poesía?                 

@ Las Crónicas de Ava

sábado, 10 de junio de 2017

Las Crónicas de Ava - Fusión Mandarina - VII.- Con un trago de Té frío, se ve más claro

Fusión Mandarina

VII. Con un trago de Té frío, se ve más claro

Es una cuestión de principios.
Despierta el genio que hay en ti
y no esperes nada.   
Suma todas tus matemáticas comunes
y las atas a los elementos, para tirar de ellas cuando no hay.

¿Y a quién le importan los moralistas?
Estampas tu carácter y triunfas en la vida,
haces apuntes firmes con puño y decisión.
y lo pintas al muro con tu talento de improvisación.

Anímate a decir “No”,
camina y di: “Sí” a la vida.
Entrega al completo, entrega absoluta.
        
Mañana tienes la seguridad
de que puedes pelar tus emociones en mandarinas.
Así saben las vidas encontradas.

@ Las Crónicas de Ava

viernes, 9 de junio de 2017

Próximas presentaciones en Vigo y La Coruña


Próximas presentaciones en Vigo y La Coruña






















































Las Crónicas de Ava: Fusión Mandarina - VI. Mind-Flux

Fusión mandarina

VI.  Mind-Flux

En los espejos se ven los desnudos sinceros,
esos que son escasos de hallar.

Hay versos del olvido que te hacen preguntar:
¿Qué? ¿Acaso soy? ¿Qué soy?

Con el cielo gris y en estado neutro,
el fuego de la existencia en tus ojos
te ayuda a vivir y liberar tu alma cosida.

Entonces se inicia una cadena de reacciones,
al caerte los recuerdos.
Flotas, recogido en una cáscara de nuez,
no sientes nada,
ni amor, ni sexo, ni odio,
nada te nubla en tu fase de desprendimiento.


El viento te eleva a las alturas
y te esparce por las cuatro direcciones cardinales.

Si tienes esto, y sabes esto, lo tienes todo.
Lo que antes fueron tus ojos negros,
ahora es un beso nube.

Tu paz y amor se multiplica al cuadrado
y la perplejidad es un puro estado de un tiempo pasado.

@ Las Crónicas de Ava

martes, 6 de junio de 2017

Poesía: Fusión Mandarina V. Que ocurre cuando sabes que tienes un trozo de inmortalidad

Fusión Mandarina

V. Que ocurre cuando sabes que tienes un trozo de inmortalidad

Como nómada transcorporal en el túnel del tiempo
puedo abrir dimensiones y
declarar un mundo preparado para ser abrazado por las estrellas.
Desde Finisterre se dejo de lanzar el Non Plus Ultra
y se sustituyo por una emisión más afín al universo interestelar.
  
Llevo la cruz en mi Esparta interior,
ese trozo de madera con la inscripción de INRI,
que halle en una de las 31 Lunas de Saturno.

Desde entonces supe que Dios no tiene la culpa
y que los “Padres Nuestros” están en muchos cielos.
Los ángeles humanos y sus alas heridas
deshicieron el ultimátum que se había dado a la Tierra.             

Te serví mi espacio tiempo continuo en tu café
para que pudieras tener tu consumición absoluta

Desaparecieron los reflejos de navidad,
y Shanti, la diosa de las punzadas súbitas,
jamás volvió a dejarse ver.               

Con este trozo de eternidad in situ
y las fuerzas del universo y del creer
ya no hubo más motivos para darle cuerda al reloj.

@ Las Crónicas de Ava

domingo, 4 de junio de 2017

Poesía: Fusión Mandarina - IV. Los olvidados

Fusión Mandarina

IV. Los olvidados

Eran las palabras que me faltaban
para contar estos episodios de barrio.                     
Los sin techo se dejaban los cartones
en las calles de Granada.

Convivían con la esquizofrenia,

y el mar succionaba las vivencias hacia sus adentros.
Estallo el pánico,
al iniciarse las cuatro estaciones de la epilepsia.

Se decía que los olvidados, eran los de edad avanzada.
La inanición y el desafecto intentaban doblegarles,
pero al final, los besos,
que sabían igual en ambos lados del muro,
les aplastaron.

Y, a ochenta y cinco kilómetros de las olas,
aparecieron estas crónicas del puerto.

@ Las Crónicas de Ava