domingo, 30 de julio de 2017

Se me hizo más fácil agrandar el mundo - V. El traspaso del milenio - De Las Crónicas de Ava

Se me hizo más fácil agrandar el mundo


V. El traspaso del milenio    


Un déjà vú te recordaba  que estabas lleno de versos
y que podrías volver a tener hambre para seducir al papel.

Como viajero de “entre vidas”      
había varios mundos alternativos a tu alcance.
Quizás estabas triste escuchando a Ryuichi Sakamoto.
Eso solo demostraba que eras sensible por doquier,
lo suficiente para que te fueran accesibles algunas líneas del tiempo.

En 1944 requería mucho valor llevar el triángulo púrpura,
pudiendo evitarlo con una simple firma y renuncia sobre papel estampado.   
A mediados de los ochenta estabas roto y al otro lado del muro.
Cualquiera de tus vecinos pudiera haber sido un “hombre negro del saco”
o un “Voyeur” informativo apuntando tu vida en una libreta.
Disfrutaban delatando a la gente al aparato estatal,
para ver a sus victimas colgadas como a un galgo.

Y las voces de libertad te hicieron agarrar los barrotes
para seguir adelante con tu vida y deshacerte del veneno lento,
que los regimenes totalitarios bombeaban sin parar
por todos los ambientes.
Traspasaste el milenio,
y algo parecido a una energía Zen,
te hizo controlar mejor los efectos de bajadas y subidas.

Te dejaste abrazar por Mishaki
para iniciar el aprendizaje de las teorías del gustar.
Con el auto análisis comprendiste que en ocasiones en la vida
debemos anunciar nuestra muerte,
para hacer sitio a nuevos trazos renovadores.

Y en el lunar de tu nuevo nacimiento
se inicia la expansión dorada
para que puedas dejar algo en tu mano para aquel que lo necesita,
aunque el necesitado seas tú.

@ Las Crónicas de Ava

jueves, 27 de julio de 2017

Poesia de Las Crónicas de Ava - Se me hizo más fácil agrandar el mundo - IV. Señales

Se me hizo más fácil agrandar el mundo











IV. Señales 


A menudo la realidad se transmuta
para que logremos atravesar el techo y llegar al Kilimanjaro.
Entonces podemos tocar el cielo para abrir el pozo de las palabras
y convertirnos en una pequeña partícula en un continente imaginario.

No pienses en perder,
no se vive para convencer,
no solo se escribe por amor,
no temas partirte la boca en esta línea del tiempo
no sigas a Vox Populi,
porque ellos solo ven en ti ocho números y una letra,
con puntos entre medio que intentan dividir tu existencia.

Tus ocurrencias en esta órbita planetaria
te hacen pillar el secreto y demostrar el camino del triunfo
para crackear las parálisis eventuales.

Pides que no borren la sangre que en ocasiones dejas
con tu dedo índice en las paredes de las principales avenidas.
Tienes poder para danzar como quieras,
puro y carnal,
con sangre verde en tus pulmones  de Semikamikaze  calculado.

En tu torre de hielo,
sabes quemar cometas y ponerle luz a la necesidad de crear,
sabes demoler puentes que te atan.
y cuando reconoces los sucesos que ocurren bajo los ojos del halcón universal,
sabes que llego el tiempo para tocar el suelo,
salir del ciclo,
y poder irse.

@ Las Crónicas de Ava

domingo, 23 de julio de 2017

Las Crónicas de Ava - Se me hizo más fácil agrandar el mundo - III. Didgeridoo

Se me hizo más fácil agrandar el mundo
III. Didgeridoo
Las estatuas emiten sensaciones muy diferentes
a la de los humanos.        
Hace tiempo pienso que la expansión de la luz
no solo avanza en línea recta,
sino que también se manifiesta en el gesto de una caricia
y en los besos convertidos en benefactores de la humanidad.

La nobleza que produce la soledad me hizo estudiar a fondo
la teoría del dolor.
Llegue a dar las gracias por poder experimentar diferentes cielos.

Los fuegos de las hogueras, donde quemaban las brujas,
actúan como faros de aviso en la línea del tiempo,
para que no se me ocurra bajar y pisar tierra del odio
que puede hacerme morir lentamente en vida.

Soy capaz de hacer de este Sur un Norte
y llevar la gratitud solar a Júpiter,
para hacer girar su mancha roja
y llevarla a los corazones debilitados de la Tierra
que ya saben que no hay Karma.

Las vibraciones de un Didgeridoo hacen escribir
la veracidad de lo que se siente.
Toma este Kiwi y piensa conmigo en Tasmania.
Ya deberías saber que nadie es de nadie
y que el sentimiento perpetuo es escaso de hallar.
Lo especial no se da sin más,
fíjate en ese pájaro que entrega al completo y jamás acepta migas.

No hagas caso al que dirán, es tu vida.
Cae lluvia en tus manos gastadas
y esto es lo que puede dar tu coraza.
Sigue a la ola “Multi-Amor” y con colores ocre,  que sale del Didgeridoo.
Depende de ti creer y luego hacer.
Ya sabes que tu ceniza no es de aquí.
Recógela y flota sobre el asfalto de todas las ciudades.
Con tus ojos negros puedes pintar visiones de un mundo unido
en los muros urbanos,
puede que consigas que ya no haya más niños de la guerra.

Ahora estás aquí y no saliste de la costilla de Adán.
En tu mano guardas una papeleta con el mensaje:
“Hasta el final”.

@ Las Crónicas de Ava

viernes, 21 de julio de 2017

Las Crónicas de Ava - La mujer maravilla y el hombre incombustible en los cielos de Bilbao

La mujer maravilla y el hombre incombustible en los cielos de Bilbao
En Junio te mostré que hay lazos luminosos,
que te obligan a decir la verdad si te atrapan.
Te miraba y sentía satisfacción por poder hacerte retroceder a un tiempo,
en donde las amazonas aún cultivaban  las artes corporales encima de las espaldas de los caballos.

Entraba por Cantabria y los cielos se nublaron cuando empecé a visualizar las colinas de Bilbao.
Vuestra ciudad, vuestra jungla. 

Al llegar me hiciste subir 
a vuestro recién construido reino en los cielos de Bilbao.
Me sacudía el polvo de todos los mundos que quería agrandar,
y sin casi percibirlo,
en esos seis días,
vosotros agrandaste un poco más mi mundo.

Me preguntabas si quería ver monumentos,
y te respondía que lo que más me atraía conocer en las ciudades,
eran las personas.

Me aporto mucha motivación ver la ilusión con la que Ramón iniciaba una nueva andadura en su vida.
Cuando regresaba a casa escuchaba atentamente sus relatos,
veía sus ojos cansados, pero rellenos de nueva fuerza. 
Igual que el agua correa las piedras de un río,
sentí verdadera amistad hacia este hombre incombustible y luchador.

Los días sucedieron con largas y profundas conversaciones,
que reforzaron la psique y el corazón de ambos.

Y ese borrador en la mesa de la cocina,
con una historia que hablaba de una madre coraje.
Sospecho, que esa madre coraje,
reflejaba la propia actitud y fuerza positiva que tenia su autora.

Bilbao para arriba, Bilbao para abajo,
cuestas y bajadas por todas partes rodeadas de colinas.
Una semana que nunca olvidare,
ni a ti, ni a el.

@ Las Crónicas de Ava


domingo, 16 de julio de 2017

Las Crónicas de Ava - Se me hizo más fácil agrandar el mundo - II. Cuando la Tierra empezó a girar diferente


Se me hizo más fácil agrandar el mundo



II.  Cuando la Tierra empezó a girar diferente 


Fue en el quince del nuevo milenio,
cuando descubrieron que en Marte había agua
y que en cada pecho humano habitaba un ser de luz.
A partir de allí, se empezó a dejar de navegar sin rumbo,
y a escribir lo que tanto puteaba a la gente
para hacer salir a sus sombras emergentes.

Cada vez más personas,
empezaron a leer las visiones estampadas sobre las paredes.
Los desquiciados se curaron,
cuando rompieron sus ataduras
y comenzaron a pensar en darse un abrazo.
Era el arte directo de reparar y el mundo ya no necesitaba a superhéroes.

La esperanza teñida de cansancio
dio salida a la espontaneidad en blanco y negro.
Se volvió a soñar con el ojo derecho,
y el mundo ya no te borraba como antes.

El tiempo ya no era una excusa para no poder estar con los necesitados.
No se temía a la dualidad y se practicaba más el principio del soltar.
Fue aquel día,
en que el tiempo le dio un respiro a la Tierra.

@ Las Crónicas de Ava

sábado, 8 de julio de 2017

Las Crónicas de Ava - Se me hizo más fácil agrandar el mundo - I. La fuerza con la que nací



Se me hizo más fácil agrandar el mundo
I. La fuerza con la que nací

A los doce empecé a visionar mis etcéteras quemados.
Aprendí a barrerlos con escoba para dejarlos en el cielo negro
de Constantinopla.
Años después,
con la ceniza y el “ahora”,         
cayó una roca del cielo que me decía: ¡Eres amor!

Entonces el espíritu se deshizo de los grilletes que llevaba,
y pude salir volando.
Al atarme los zapatos,
admiraba el arte que podía ver con los ojos cerrados      
y se me hizo más fácil agrandar el mundo.

Tenía cosas que decir del amor.
Con los pies en la tierra podía ir a donde quisiera.
Corría para acallar la crisis y la crónica de una muerte no anunciada.
No era ni peor ni mejor,
pero con corazón, sexo, cielo y menta      
podía aniquilar la luz que radiaban los amores sin fondo.          

El agua que me mojaba los pies, me levantaba el ánimo
y con el pude dejar entrar a todas las gaviotas que quería.

No solo cada cuatro años,
después de una Olimpiada, me surgía algo.
Cada día me dejaba abierto el hueco,
por donde entraba el aire de la autosuficiencia.     

@ Las Crónicas de Ava



Fragmentos de Ava


jueves, 6 de julio de 2017

Las Crónicas de Ava - El Astronauta que te pensaba en las vias del tren - V. Regreso a la Tierra para estar contigo



EL ASTRONAUTA QUE TE PENSABA EN LAS VIAS DEL TREN



V. Regreso a la Tierra para estar contigo

Con tu voz y mi voz inmerso en extra mundos,
te he sentido crecer a mi lado 
para volver a encajar y no conformarme con vidas sin acentos.

En un café en la feria del libro,
revolvía con una cuchara tu beso
para olvidarme de Plutón y escuchar a Tubular Bells,
con su onda infinita.

Metido en visiones te pude traducir esto:
Te echo de menos.                   
Volvía a decirte con frases en una carta
que tú me importabas.

Ya no había nada que superar  
en una tarde donde todo estaba verde.

@ Las Crónicas de Ava

martes, 27 de junio de 2017

Las Crónicas de Ava - El Astronauta que te pensaba en las vías del tren - IV. Exento de gravedad en Bilbao

EL ASTRONAUTA QUE TE PENSABA EN LAS VIAS DEL TREN

IV.  Exento de gravedad en Bilbao

Sin gravedad siento calma.
Si no tuviera sentimientos de agua            
me olvidarían en Sarajevo.
Necesito leer para que la música suene para mi.

Soy sexo en un paraíso paralelo con una pequeña vela
para iluminar los pros y contras.
Puedes contar conmigo cuando miro por la ventana.

¿Quieres conocerme?                     
Pues trae tu soledad silenciosa y inicia la contraofensiva
para acallar el suicidio camuflado.

Soy hombre con carácter
que resiste con pasos quebradizos a la luz de neón.
¿Qué quieres que te diga vida?
Por un motivo subo y bajo dejando atrás
ráfagas de recuerdos.

Quédate noche.
Quiero ser algo.
Las pulsaciones separan los sentimientos
para que pueda superar y entrar.

@ Las Crónicas de Ava

martes, 20 de junio de 2017

Fragmentos de Las Crónicas de Ava


Las Crónicas de Ava - El Astronauta que te pensaba en las vias del tren - Con un “Feeling” puedes explorar

EL ASTRONAUTA QUE TE PENSABA EN LAS VIAS DEL TREN

III. 
Con un “Feeling” puedes explorar
 
Los "sies" de hoy y los "noes" de mañana
conllevan algunas implosiones emocionales.
Cuando hay un nuevo Sol,
no es un encuentro con el destino,
más bien parecen incógnitas del futuro.       

Hasta para amar hay que ir a veces a Mercurio.
De la esfera salen hilos hirientes,
como un rifé y rafe entre guerra y paz
y el furor hace caer a la estrella de neutrones.

Desde la montaña roja al lado del mar y la amistad permanente
me regalaron esta flor y me despertaron los 5 sentidos de la danza.
La lluvia cae,
para que pueda percibir esas lentejas para ponerlas debajo de la almohada.

Cuando sueño con ojos abiertos y veo la pasarela de mi vida,
siento a veces que me hubiera gustado ser padre.
Explorar, extasiar, fantasear, acariciar un “Feeling” en mi piel o en una ajena.

En Metrópolis hay islas urbanas del Té de Melocotón,
de donde salen las líneas blancas del asfalto.   
Si las seguimos,
nos llevan a sitios con cosas que se abren.

Por la calle anda suelto un andador y una gitana sin vida.
¿Será la dama de la juventud?
¿Serán alternativas de las coincidencias?
Dime algo,
hijo de noviembre.

@ Las Crónicas de Ava

miércoles, 14 de junio de 2017

Las Crónicas de Ava - El Astronauta que te pensaba en las vías del tren - I. Nos hemos amado y querido de muchas formas

EL ASTRONAUTA QUE TE PENSABA EN LAS VIAS DEL TREN

I. Nos hemos amado y querido de muchas formas

Un 25 de Noviembre se inicio mi cronómetro interior,
las 24 horas, los 7 días.
Cuando mis venas estaban bloqueadas,
tu empezaste a crecer a mi lado.
En ese “aquí y ahora” de entonces, ocurrieron cosas,
y algo se quedo.

Cuando te leía y la necesidad me hacia más fuerte,                      
ciertas palabras y ciertos hechos agrietaron el cielo.
Era como estar cerca de la rendición y un “algo” te lo impedía.                

Ahora,
siéntate conmigo al borde del tablero de juego.
Un café,
y el mundo es un chip en el universo
Cuando estoy cansado de escribir, prefiero hablar.

¡Azul Azul!                       
Así es la arena moldeada y el deseo real                     
Alégrate por mi cuando me vaya,
igual que lo haré cuando tu te vayas,
porque nunca fuimos pertenencias ni cautivos.

Bajo llave esta, lo que ambos nos hemos dado.
Protege los recuerdos.

@ Las Crónicas de Ava

martes, 13 de junio de 2017

Las Crónicas de Ava - Fusión Mandarina - VIII. Poesía, un baluarte de las libertades civiles

Fusión  Mandarina

VIII. Poesía, un baluarte de las libertades civiles

El tiempo que esté con vosotros,
os contare la vida secreta de los árboles.
No hay palabras sin valor, si proceden de actos y cosas de libertad.

¿A dónde van las palabras de una vida después de muerto?
Se clavan para siempre a una estrella más allá de la muerte.

¡Hola!
Leo tus poemas.
Escribes poesía.
Sí.
Aquella que va más allá de la indiferencia.

Aunque te caigas.
recuerda que solos nacemos,
y solos morimos.
Te quieren con eso y por eso.
A trapo descubierto, jamás estés de luto                

La libertad se desgarra,
cuando una mente perversa y convulsa la revienta.
Aunque el ritual del cuervo negro te lo diga,
no te subas a los vagones.
En las cadencias de enero se prevé una hecatombe emocional.

¿Y digo yo?             
¿Y si existe esa oportunidad para que el gusano te explique como se expande el amor?

Conclusión:
¿Te enseño Poesía?                 

@ Las Crónicas de Ava

sábado, 10 de junio de 2017

Las Crónicas de Ava - Fusión Mandarina - VII.- Con un trago de Té frío, se ve más claro

Fusión Mandarina

VII. Con un trago de Té frío, se ve más claro

Es una cuestión de principios.
Despierta el genio que hay en ti
y no esperes nada.   
Suma todas tus matemáticas comunes
y las atas a los elementos, para tirar de ellas cuando no hay.

¿Y a quién le importan los moralistas?
Estampas tu carácter y triunfas en la vida,
haces apuntes firmes con puño y decisión.
y lo pintas al muro con tu talento de improvisación.

Anímate a decir “No”,
camina y di: “Sí” a la vida.
Entrega al completo, entrega absoluta.
        
Mañana tienes la seguridad
de que puedes pelar tus emociones en mandarinas.
Así saben las vidas encontradas.

@ Las Crónicas de Ava

viernes, 9 de junio de 2017

Próximas presentaciones en Vigo y La Coruña


Próximas presentaciones en Vigo y La Coruña






















































Las Crónicas de Ava: Fusión Mandarina - VI. Mind-Flux

Fusión mandarina

VI.  Mind-Flux

En los espejos se ven los desnudos sinceros,
esos que son escasos de hallar.

Hay versos del olvido que te hacen preguntar:
¿Qué? ¿Acaso soy? ¿Qué soy?

Con el cielo gris y en estado neutro,
el fuego de la existencia en tus ojos
te ayuda a vivir y liberar tu alma cosida.

Entonces se inicia una cadena de reacciones,
al caerte los recuerdos.
Flotas, recogido en una cáscara de nuez,
no sientes nada,
ni amor, ni sexo, ni odio,
nada te nubla en tu fase de desprendimiento.


El viento te eleva a las alturas
y te esparce por las cuatro direcciones cardinales.

Si tienes esto, y sabes esto, lo tienes todo.
Lo que antes fueron tus ojos negros,
ahora es un beso nube.

Tu paz y amor se multiplica al cuadrado
y la perplejidad es un puro estado de un tiempo pasado.

@ Las Crónicas de Ava

martes, 6 de junio de 2017

Poesía: Fusión Mandarina V. Que ocurre cuando sabes que tienes un trozo de inmortalidad

Fusión Mandarina

V. Que ocurre cuando sabes que tienes un trozo de inmortalidad

Como nómada transcorporal en el túnel del tiempo
puedo abrir dimensiones y
declarar un mundo preparado para ser abrazado por las estrellas.
Desde Finisterre se dejo de lanzar el Non Plus Ultra
y se sustituyo por una emisión más afín al universo interestelar.
  
Llevo la cruz en mi Esparta interior,
ese trozo de madera con la inscripción de INRI,
que halle en una de las 31 Lunas de Saturno.

Desde entonces supe que Dios no tiene la culpa
y que los “Padres Nuestros” están en muchos cielos.
Los ángeles humanos y sus alas heridas
deshicieron el ultimátum que se había dado a la Tierra.             

Te serví mi espacio tiempo continuo en tu café
para que pudieras tener tu consumición absoluta

Desaparecieron los reflejos de navidad,
y Shanti, la diosa de las punzadas súbitas,
jamás volvió a dejarse ver.               

Con este trozo de eternidad in situ
y las fuerzas del universo y del creer
ya no hubo más motivos para darle cuerda al reloj.

@ Las Crónicas de Ava

domingo, 4 de junio de 2017

Poesía: Fusión Mandarina - IV. Los olvidados

Fusión Mandarina

IV. Los olvidados

Eran las palabras que me faltaban
para contar estos episodios de barrio.                     
Los sin techo se dejaban los cartones
en las calles de Granada.

Convivían con la esquizofrenia,

y el mar succionaba las vivencias hacia sus adentros.
Estallo el pánico,
al iniciarse las cuatro estaciones de la epilepsia.

Se decía que los olvidados, eran los de edad avanzada.
La inanición y el desafecto intentaban doblegarles,
pero al final, los besos,
que sabían igual en ambos lados del muro,
les aplastaron.

Y, a ochenta y cinco kilómetros de las olas,
aparecieron estas crónicas del puerto.

@ Las Crónicas de Ava

sábado, 27 de mayo de 2017

Poesía: Fusión mandarina - III. ¿Quieres volar conmigo?

Fusión mandarina



III. ¿Quieres volar conmigo?

Te diré algo,
sueño con abrazarte por detrás.

Con tu voz en mi cabeza,
jamás pasaré hambre de cariño.
Te hago llegar
esta declaración de un corazón valiente.

¿Lo sabes verdad?          
Lo que llaman un vuelco, es territorio amor.

Como astronauta y visionaria, que van en pro de la fusión,       
te propongo un amor que conquista y libera,
con esa estrella que nos pertenece
y con la que hacemos girar nuestro universo.

Tu sol eclosionó, cuando supo que te quería,
agarré tu lazo y volví a tener un nuevo rumbo.
Entonces mordí el regaliz y se me cayó una indecencia
Lo que el amor quiere... lo quiere.

Con la cita,
no tardaron en aparecer las caricias e iniciar el descubrimiento del sexto continente.
Nos gusta el cuerpo puro y que arrima,
nos gusta la desnudez y que nos nieva encima.
Para eso esta la cuerda con nudos de amistad, sexo, amor e aventura infinita.

@ Las Crónicas de Ava

miércoles, 24 de mayo de 2017

Poesía: Fusión mandarina - I. Échame óleo para fluir contigo



Fusión mandarina

I. Échame óleo para fluir contigo  


Te di seis cerezas para que pudieras completar el nexo de amor y sexo.
Mis cuerdas enraizadas desabrochan tu blusa.
Deseo la mordedura y tu beso manzana.
Todo es tan visceral.
Espasmos en los muslos,
micro-orgasmos con lengua catapulta.
Desátame y clávame el deseo. 

@ Las Crónicas de Ava

martes, 23 de mayo de 2017

Poesía: Fusion mandarina - II. La nada y el exterminio

FUSIÓN MANDARINA



II. La nada y el exterminio
¿ Te conté alguna vez que mordí tres veces el polvo y ascendí
al Nirvana? Decían que era poeta.
Empecé a escribir historias y canciones tristes del hombre luna.

El mayor dolor fueron las palabras rotas que me clavaron las
sombrías decepciones.
Me sentí atropellado cuando mataron mi vida por quedar atrapado.
Sentí vacío al oír decir que Ava había muerto.
Llego la ausencia.

Entraron los cuervos negros y se produjo el exterminio del sentir.
Desapareció la luna y de nuevo hablaron de morir.
Un golpe inicio la transición de un clavo partido.
No hubo suficientes cementerios para todos los destrozados.
Hasta aquí he llegado.

@ Las Crónicas de Ava

Próximas presentaciones de "Agrandamundos" en Móstoles y Zamora





domingo, 14 de mayo de 2017

Poesía: Tiempo Nauta



Tiempo Nauta  


Me gusta mucho conducir.
Es la forma que tienen mis piernas de correr.
Es la sensación que tengo de volar salpicado por luces de neón.
Los Flashes tienen algún significado
y sus ráfagas de luces transforman mis ideas sueltas en algo preciso y efectivo.
Me viene, por ejemplo,  la pregunta, de por qué tuve que nacer así.
Y la respuesta es casi instantánea:
Para dar por saco a muchos complejos y abrir el baúl de los poderes ocultos.
Luego pienso, mientras tomo la redonda,  que el odio no es cosa de izquierdas o derechas.
Es, más bien, la ausencia de humanidad
y el brote del fanatismo que crea el deseo de destruir y aniquilar al contrario.

Le doy un poco más al acelerador y me deslizo suavemente por la avenida de los árboles del río.
Pienso en la sexualidad, uno de los pilares más sagrados e importantes que hay dentro de mi.
Vivirla y expresarla con dignidad. 
Edificarla como si estuviera montando un castillo de piezas de Lego.

Especifico: Me gusta conducir de noche.
Recuerdo a muchas personas. Más flashes.
Comprendo que la entrada, permanencia y salida de personas,
son como los puntos de la “i” que rellenan el libro del ciclo de la vida.
Comprendo que es más eficiente ser ola flexible,
que un muro de expectativas rotas.

A veces, tengo que dejar ir a personas con las que me gustaría estar.
Eso también es querer.
Y creedme, es jodidamente difícil.
Me queda por confesar que también he hecho putadas.
Ya te digo.
Si pudiera retroceder atrás las leyes del tiempo,
quizás la historia se volvería inconstante, con peligro de derrumbe.
A lo hecho, pecho.
Sí, una Luna, hace días, me hablaba de humanidad.
Lo recuerdo para no perderla.

@ Las Crónicas de Ava